CSE retrocede en sus intenciones de controlar las redes

Los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) declararon este martes 9 de agosto, que queda “sin efecto legal” el Reglamento de Ética Electoral, publicado el 21 de julio en La Gaceta Diario Oficial,  y explicaron que la ética del proceso electoral “será regulada con base en lo establecido en la Constitución Política de Nicaragua y la Ley Electoral”.

El presidente del CSE, Roberto Rivas, explicó en conferencia de prensa ofrecida solo a los medios de comunicación oficialistas, que esta decisión se tomó debido a la “inobservancia de los partidos políticos al reglamento de ética elaborado por el Consejo”.

Esta decisión del CSE ocurre en medio de las críticas que había generado el Reglamento de Ética Electoral, debido a que el artículo 1 y 2 del reglamento pretendía regular los mensajes o comentarios en medios de comunicación y redes sociales.

“El Consejo Supremo Electoral envía un proyecto de reglamento de ética a los actores, en este caso los partidos y alianzas de partidos políticos, pero son ellos, estos actores políticos a los que me refiero, que con su contribución ética, deben hacer de nuestros procesos una verdadera fiesta cívica y de participación ciudadana”, manifestó Rivas.

“Al no ser ratificado luego de su consulta, este documento no tuvo ni tendrá ningún efecto legal”, explica el artículo del oficialista El 19 Digital.

Rivas agregó que es así que se deja en manos de los partidos políticos “el positivo comportamiento en la campaña que dará inicio el día 20 de agosto próximo”.

Rivas explicó que las autoridades del CSE, que desde que fue convocado el presente proceso electoral, siempre han estado abiertas a garantizar un proceso que garantice la participación y funcione como ejemplo para el país y para la comunidad internacional.

“La libertad irrestricta de expresión es, ha sido, y seguirá siendo garantizada por el Estado de Nicaragua y sus instituciones”, consideró el Magistrado.

Esta disposición anula cualquier otra que se le oponga está contenida en una resolución que se ordenó sea publicada en la gaceta.

La Prensa/Leonor Alvarez.

 

El Grupo de los 27 emite nuevo pronunciamiento

El Grupo de los 27, formado por líderes políticos y de la sociedad civil, emitió un nuevo pronunciamiento en que reclaman el derecho a vivir en paz y libertad, mientras denunciaron que en más de 25 años, desde la transición democrática de 1990, “se pretenden realizar elecciones excluyendo, mediante artimañas, a las principales fuerzas políticas de oposición”.

En junio pasado, la sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, dominada por magistrados sandinistas, quitó la representación legal al dirigente opositor Eduardo Montealegre,con lo que dejaron sin casilla para competir en los comicios presidenciales a la oposición aglutinada en la Coalición Nacional por la Democracia.

El pronunciamiento de los 27 ocurre cuando faltan tres semanas para la inscripción de candidatos a las elecciones generales, que el Consejo Supremo Electoral dirigirá el seis de noviembre próximo. Los intelectuales y miembros de la sociedad civil llamaron a los grupos empresariales, políticos y sociales “comprometidos con la democracia a juntar esfuerzos en un amplio marco de concentración para forzar a Daniel Ortega a la creación de las condiciones necesarias para garantizar unas elecciones verdaderamente libres, honestas, incluyentes y con observación independiente, nacional e internacional”.

En mayo pasado, Los 27, entre ellos los poetas Ernesto Cardenal y Gioconda  Belli, el escritor Carlos Tünnerman, el sociólogo Cirilo Otero, el politólogo José Antonio Peraza, el periodista Fabio Gadea Mantilla, y el diputado opositor Enrique Sáenz, hicieron un llamado a no permitir que una minoría secuestrara a la nación y compararon la situación de Nicaragua en la actualidad con la que  se vivió en 1974 al mando entonces del general Anastasio Somoza Debayle.

En el comunicado de hoy, los 27 insisten esta vez en que solamente la convivencia democrática asegura el respeto al Estado de Derecho, “indispensable para garantizar la propiedad privada y las reglas del.juego económico competitivo”.

La tesis es que “sin elecciones honestas no es posible la.convivencia democrática”, y por ello repudiaron la farsa electoral que pretende imponer el grupo gobernante y advirtieron que, de concretarse, sus resultados carecerían de toda legitimidad.

Instaron a la comunidad internacional a honrar su.compromiso con la democracia y la.paz de Nicaragua asumiendo un papel más activo, y a no comprometer su buena fe presentándose a maniobras del régimen orientadas a dotar de legitimidad a la farsa electoral”.

 

La Prensa/Lucía Navas

Pronunciamiento

 

En el contexto de las próximas elecciones Hagamos Democracia hace del conocimiento público lo siguiente:

1.    En medio de un proceso electoral complejo y difícil, Hagamos Democracia, consecuente con sus principios y valores, apoya todas las iniciativas cívicas a favor de la democracia y respeta las decisiones que los partidos políticos y ciudadanos en general tomen para fortalecer la democracia de manera individual o colectiva.

2.   El voto es un derecho ciudadano consagrado en el artículo 51 de la Constitución Política de Nicaragua.  La columna vertebral de la democracia es el respeto a la voluntad del pueblo el cual se garantiza mediante el voto en  elecciones libres, justas, transparentes y competitivas.

3.  Hagamos Democracia ve con honda preocupación el hecho que no se hayan abierto las puertas a la observación internacional y nacional, a pesar del clamor de la Iglesia, la Sociedad Civil, Organizaciones Políticas, Sector Privado y pueblo en general.

4.   Reiteramos que seguiremos sistematizando nuestra auditoría electoral a través de nuestro tendido nacional de voluntarios. Al margen de la negativa del Consejo Supremo Electoral, nuestros auditores electorales ya están funcionando como un equipo técnico calificado.

 

 

Managua, 4 de julio de 2016

Clamor general por observación electoral en Nicaragua

“La observación nacional e internacional garantiza un proceso electoral creíble y confiable”. Así se expresó ayer monseñor Jorge Solórzano Pérez, portavoz de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), cuando LA PRENSA le preguntó su opinión sobre las elecciones generales de noviembre.

“La Conferencia Episcopal de Nicaragua, en reiteradas ocasiones hemos insistido en la importancia de la observación electoral nacional y extranjera, para asegurar credibilidad al resultado de las elecciones e infundir confianza en el pueblo Nicaragüense”, reiteró el jerarca católico.

Monseñor Jorge Solórzano, también obispo de la Diócesis de Granada, en abril pasado publicó una carta pastoral en la que analizó desde su gobierno diocesano, las distintas realidades del país en la cual incluyó el tema del proceso electoral que vive la nación en 2016. “En la crisis institucional que se vive es de radical preocupación la situación de vulnerabilidad del sistema electoral. De este modo la legitimidad de los procesos electorales y el respeto a la voluntad del pueblo van quedando totalmente en entredicho”, lamentó Solórzano en su carta pastoral.

En reiteradas ocasiones los obispos de la CEN han solicitado cambios profundos al sistema electoral, pero sus demandas han sido ignoradas por el presidente inconstitucional, Daniel Ortega, quién dirige el país desde el 2007.

TAMBIÉN EL COSEP

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) José Adán Aguerri, reiteró la necesidad de que haya observación electoral en los comicios del próximo 6 de noviembre.

“Este es un tema que ha vuelto a ser planteado en el seno de nuestro consejo directivo, queremos ver ese esfuerzo de buscar esa observación, esa mayor transparencia de invitar a la población a votar, a participar y a votar”, sostuvo Aguerri.

El dirigente empresarial recordó que la petición de garantizar la observación “es un compromiso que lo hemos hecho en los procesos electorales anteriores y que lo vamos a seguir manteniendo en este proceso electoral nuevamente”.

”Vamos a participar en el proceso de manera cívica haciendo estos llamados a la transparencia, a la observación, a la participación, a la votación entre los ciudadanos en el proceso”, insistió Aguerri.

Además, reiteró su deseo, ahora que el proceso ya inició, de que se desarrolle en un ambiente cívico, con tolerancia y en paz, para mantener la estabilidad de la que hoy goza el país, “para que esa paz social que tanto nos ha costado siga siendo uno de los elementos que podamos presentar ante el mundo”.

SUGERENCIAS IGNORADAS

Tres días después que el Consejo Supremo Electoral (CSE) convocara a elecciones nacionales y en la que ignoró la observación nacional e internacional, el Partido Liberal Independiente (PLI), el Partido Conservador (PC), el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y la facción liberal que lidera Pedro Reyes, protestaron por no haber incluido la observación electoral.

La repuesta fue ignorada, ya que el Poder Electoral mandó a publicar el Calendario Electoral en el Diario Oficial La Gaceta, en la que desconoce la presencia de los observadores nacionales e internacionales.

EE.UU. TAMBIÉN LO PIDIÓ

Esta semana la Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura Dogu, también se unió al clamor de que es necesaria la observación electoral nacional e internacional. “Los nicaragüenses merecen una observación internacional reconocida, no un acompañamiento”, sugirió la diplomática en su red Twitter.

También el Grupo de los 27, integrado por personalidades nacionales, advirtieron al gobierno el peligro de seguir manipulando los procesos electorales. “Hoy, igual que ayer, Ortega, lo mismo que Somoza, será el responsable del fracaso de estas elecciones y las graves consecuencias que de él se deriven”, advirtieron.

La Prensa/Emiliano Chamorro Mendieta

 

 

Página 9 de 19