Candidatos a alcaldes bajo la sombra del “dedazo”

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) delegó en el secretario general de este partido, Daniel Ortega, la facultad de elegir a sus aliados electorales y elegir a los candidatos a alcaldes mediante encuestas.

Luego también se conoció que el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) –aliado político del FSLN desde 2000– delegó en su Comité Ejecutivo Nacional (CEN), dirigido por el expresidente Arnoldo Alemán, la facultad de sustituir o reemplazar cualquier candidatura de elección popular, aunque ya esté inscrito en el Consejo Supremo Electoral (CSE).

Y este lunes se conoció que el opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL) hará lo mismo en Managua, donde el candidato a alcalde de CxL por ese municipio, será electo por el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), dirigido por Kitty Monterrey.

El presidente de Hagamos Democracia, Luciano García, manifestó que esta práctica es la que hace que los partidos políticos pierdan credibilidad. García consideró que mientras no existan partidos políticos que respeten las decisiones de la militancia interna de forma democrática, los partidos van a seguir cometiendo los mismos errores que los han llevado a perder el respeto de la ciudadanía.

Además, García valoró que este tipo de actuaciones hacen que para los partidos sea más difícil conseguir candidatos a alcaldes del agrado de la ciudadanía. “Hay una debilidad partidaria que genera apatía en la población, porque nadie ve con buenos ojos que una pequeña cúpula designe candidatos sin consultar a sus bases”, dijo García.

Por su parte, el expresidente de Hagamos Democracia, Róger Arteaga, dijo que se trata de disfrazar el dedazo. Manifestó que lo ideal es que los partidos realicen elecciones primarias internas, pero consideró que se debe hacer mediante organismos externos e independientes, porque un partido no puede ser juez y parte de un proceso de primarias.

Bajo la presidencia de Arteaga en Hagamos Democracia, se realizó un ejercicio de elecciones primarias para elegir al partido que encabezaría una alianza en las votaciones nacionales de 2016, consideradas una farsa electoral por la oposición política.

El sistema electoral nicaragüense es cuestionado por su excesiva partidarización, pero además los magistrados son señalados de complicidad con el FSLN. En 2008, se documentó el fraude electoral y las misiones de observación electoral han dado en distintos momentos recomendaciones.

El año pasado, cuando Ortega se reeligió bajo cuestionamientos, llamó “sinvergüenzas” a los observadores internacionales e impidió que vinieran al país a realizar su trabajo.

PLC se queja del FSLN

El PLC reclamó este lunes a Julio Acuña, director de Atención de Partidos Políticos del Consejo Supremo Electoral (CSE), que sus representantes legales ante los Consejos Electorales Departamentales (CED) y Municipales (CEM) estaban siendo obstaculizados en su trabajo debido a que los del partido gobernante, FSLN, retienen las acreditaciones de esas personas para bloquear que se tramiten las irregularidades que identifican en el proceso electoral municipal.

Jorge Irías, vocero del PLC, explicó vía telefónica que al menos en el cincuenta por ciento de los CEM el personal de ese partido enfrentaban el problema, el que se extendía incluso a miembros propietarios debidamente juramentados como miembros de las estructuras electorales.

“Tampoco se les está permitiendo a nuestros fiscales departamentales y municipales hacer su trabajo, porque no les entregan sus acreditaciones y ellos son los encargados de reclamar los problemas en los CED y los CEM, esto se viene presentando desde la semana pasada”, afirmó Irías.

El PLC es considerado por grupos opositores como un partido colaboracionista del FSLN, lo que le permitió en las elecciones nacionales de 2016 ser designado con 14 diputados ante la Asamblea Nacional. Alfredo César y Carlos Canales, presidentes, respectivamente, del PC y de Apre, afirmaron —por separado— que en el caso de su persona, asignados como segundos miembros en los consejos electorales, no tienen problemas.

Leonor Alvarez y Lucía Navas/La Prensa

Asamblea Nacional produce 13 leyes en siete meses

Desde enero, cuando se instaló la actual legislatura, se han aprobado 13 leyes, según el recuento llevado a cabo por el organismo cívico Hagamos Democracia (HD) que realiza desde hace años un monitoreo de la agenda de la Asamblea Nacional.

El dato no corresponde con el informe que este jueves dio a conocer el presidente de ese poder del Estado, Gustavo Porras. Según el legislador, en el primer semestre aprobaron 135 leyes, además de 667 millones de dólares en préstamos.

El Parlamento es dominado por una mayoría de 71 diputados sandinistas y el resto son aliados del gobierno: 14 diputados del PLC y siete de los llamados micropartidos.

Cuentas de Porras

El presidente de la Asamblea sacó sus propias cuentas. “Completando 135 leyes aprobadas en el primer semestre, además en este semestre aprobados 9 decretos económicos con un monto de 667 millones con 584,000 dólares. Ese es el resumen del trabajo de todos ustedes colegas y diputados”, afirmó Porras.

Luciano García, presidente de Hagamos Democracia (HD), criticó cómo la Asamblea Nacional aprueba leyes que el presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, impone, es decir sin contar con consenso y participación de los sectores del país.

“Lamentablemente la Asamblea Nacional es manejada por un partido político, con el que Daniel Ortega aprueba leyes a su medida”, cuestionó García.

Este jueves la Asamblea Nacional realizó su última sesión del primer semestre. Entran así en un período de vacaciones que termina hasta el próximo dos de agosto.

Sin pluralismo

Otra de las características con las que se describe a la actual legislatura es la falta de pluralismo. “Allí no hay iniciativas; no hay consultas, ni tampoco existe pluralismo político.

Ninguna de las bancadas hacen nada, más que tocar el botón”, cuestiona García.

Pero los diputados defienden su trabajo. El legislador por la Alianza por la República (Apre), Byron Jerez, y el diputado de ALN, Mauricio Orúe, aseguraron que su trabajo ha sido muy enriquecedor, sin embargo ninguno de ellos presentó propuesta de ley.

Byron Jerez: “Se aprende”

“Ha sido una experiencia muy bonita y como en cualquier trabajo se aprende. Mi padre decía que nunca se deja de aprender y entre más preguntás, más aprendés”, dijo Jerez.

Orúe también expresó que “la gestión en el Parlamento ha sido muy positiva”, pero aceptó que tampoco presentó ninguna propuesta de ley, aunque espera presentar una para los próximos seis meses.

La Prensa/Emiliano Chamorro Mendieta

Analistas ven un proceso municipal sesgado

Control en estructuras electorales y siguen dudas en proceso

 

Para directivos de los organismos Movimiento por Nicaragua (MpN) y Hagamos Democracia (HD) el proceso electoral municipal carece de credibilidad porque mantiene las irregularidades y el sesgo en las estructuras electorales que hubo en los últimas elecciones, para favorecer al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y a sus partidos colaboracionistas, como el Partido Liberal Constitucionalista (PLC).

 

Carlos Tünnermann, miembro del consejo del MpN, y Luciano García, presidente de Hagamos Democracia, coincidieron en que el dominio que tendrá el FSLN con sus partidos aliados en los Consejos Electorales Departamentales (CED) y los Consejos Electorales Regionales (CER) no garantizan la independencia de esas estructuras ni la transparencia del resultado de las votaciones.

 

“El punto medular es que estas elecciones generan confianza si abrís la participación a todos los actores que desean participar, como resolviendo la litis del PAC (Partido de Acción Ciudadana), devolvés la personería del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) y la das al MUD (Movimiento Unidad con Dignidad), pero este es un proceso sesgado desde el momento que hay exclusiones y elevás el cuestionamiento sobre la credibilidad de las elecciones con unas estructuras electorales dominadas por los mismos de siempre”, opinó García.

 

Tünnermann explicó que si bien el Consejo Supremo Electoral (CSE) aplica la Ley Electoral para la composición de los CED y los CER, “no olvidemos que todo esto es consecuencia de la farsa electoral del 6 de noviembre pasado, en virtud de la cual el PLC quedó como segunda fuerza política del país, al ser excluida la verdadera oposición democrática de la contienda electoral”.

 

Los miembros de los CED y los CER fueron juramentados el domingo pasado por los magistrados del CSE, quedando repartidas la presidencia y los primeros miembros 50 y 50 entre el FSLN y el PLC, de cara a las votaciones municipales, previstas a realizarse el 5 de noviembre próximo. Al opositor Ciudadanos por la Libertad (CxL) y al Partido de Restauración Democrática (PRD) se les asignó dos propietarios y tres suplentes en los CED y los CER.

 

Tünnermann consideró que “una cuota minúscula” asignada a CxL y al PRD en los CED y CER “evidencia que no está en los planes de quienes quieren tener controladas las estructuras” ceder espacios.

 

La dirigencia de CxL, que participará en el proceso electoral municipal, ha sostenido que capacitan a sus fiscales para que sepan detectar y denunciar las irregularidades, pero Tünnermann cree que ellos no pueden ser la única garantía.

 

¿Vale la pena ir a votar?

 

El directivo del Movimiento por Nicaragua, Carlos Tünnermann, advirtió que si no se endereza el proceso electoral municipal, “la ciudadanía va a decir que si no hay garantía de que mi voto será bien contado, si no hay una observación electoral eficaz que pueda detectar los intentos de fraude, terminará preguntándose una vez más ‘¿para qué moverme de mi casa?’”. Por ello dijo que es importante que la Organización de Estados Americanos (OEA) diga finalmente si dispone de los fondos para mandar una verdadera misión de observación.

La Prensa/Lucía Navas.

 

Página 7 de 22