REPORTE DE INVESTIGACIÓN DE CASOS DE CORRUPCIÓN DICIEMBRE 2017-FEBRERO 2018

I.       INTRODUCCIÓN

La falta de transparencia, el secretismo y la corrupción constituyen la principal característica de la administración gubernamental contemporánea de Nicaragua, situación que le niega a los connacionales la oportunidad de alcanzar un nivel de vida digno.

Estos males son cada vez más notorios en el ámbito público y privado de la sociedad nicaragüense y es obvia la complicidad y tolerancia hacia el tema de la corrupción por parte de las instituciones del Estado encargadas de asegurar la transparencia en la gestión pública.Aun así, la ciudadanía no parece darse cuenta de esta situación y muestra indiferencia ante este fenómenoque se incrementa abierta y escandalosamente.

La corrupción en Nicaragua ha alcanzado niveles nunca antes vistos[1], sin que actualmente exista una instancia pública o privada que esté liderando los esfuerzos para luchar contra esta epidemia y demande el ejercicio transparente de la función pública. Conscientes de esta situación, Hagamos Democracia como organización de la sociedad civil promotora de la transparencia y la rendición de cuentas, ha decidido abordar el tema, con el objetivo de llenar un vacío en relación a la investigación y denuncia de la corrupción que afecta al país.

Es así que como primer paso para este esfuerzo se creó el Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción[2] que es una alianza de organizaciones de sociedad civil que trabajan por el fortalecimiento de la democracia, el respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión, la transparencia y la rendición de cuentas y que comparten la necesidad imperiosa e impostergable de alzar la voz ante la indignante ola de corrupción en la administración estatal nicaragüense.

[1]De acuerdo con el último informe presentado por la organización Transparencia Internacional sobre el índice de corrupción por país en el año 2017, Nicaragua ocupa el puesto 151 de 180, retrocediendo 6 escaños en relación al 2016 cuando estaba en el puesto 145, lo cual es un claro indicativo del incremento de la corrupción en nuestro país.

[2]El Observatorio Pro Trasparencia y Anticorrupción está integrado por: Hagamos Democracia, Movimiento por Nicaragua, Instituto de Liderazgo de las Segovias, Movimiento Puente, Comisión Permanente de Derechos Humanos, Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos y la Asociación Nicaragüense de Periodistas.

El informe completo en el siguiente enlace:


files/Primer_Informe_OPTA_marzo_2018.pdf