Discurso del Presidente de HD, Ingeniero Luciano García en Lanzamiento Protransparencia y Anticorrupción

Primeramente, quiero agradecer al Movimiento por Nicaragua, La Comisión Permanente de Derechos Humanos, La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, La Asociación de Periodistas de Nicaragua, El Instituto de Liderazgo de las Segovias y al Movimiento Puente, por haber apoyado de forma incondicional este esfuerzo que el día de hoy estamos materializando en aras de contribuir al ejercicio de la función pública de manera eficiente y transparente para el progreso y bienestar de todos los nicaragüenses.

Agradezco, también al Dr. Alberto Novoa y al Dr. Carlos Sequeira quienes desde el primer momento en que se comenzó a organizar este foro estuvieron dispuesto a apoyar esta iniciativa.

Igualmente les doy las gracias a todos ustedes por venir.

Para nadie es un secreto, que la corrupción es una plaga que se esparce sin control en la administración pública tanto actual como en el pasado, por lo que es necesario que las instituciones del Estado encargadas deben de velar por el uso correcto de los fondos públicos para contrarrestar este problema, ya que se percibe actualmente una política de complacencia y tolerancia gubernamental hacia este flagelo que nos mantiene sumidos en la pobreza y el subdesarrollo.

Nicaragua requiere instituciones serias y responsables, no se puede ser indiferente y callar, por ejemplo, cuando recientemente el Presidente del Poder Electoral nicaragüense ha sido incluido en una lista de funcionarios corruptos y violadores de derechos humanos por el Gobierno de Estados Unidos, el estado debe de investigar los hechos con los procesos jurídicos y dentro del marco de la ley.

Hagamos Democracia, como organización de sociedad civil tiene la obligación de acuerdo al artículo 4, inciso a) de sus estatutos, de “dar a conocer los mecanismos existentes para obtener de los poderes e instituciones del Estado un funcionamiento correcto y transparente, de acuerdo a los principios democráticos”, no puede permanecer inerte ante este tipo de denuncias, porque nuestro silencio seria también un acto de complicidad con el despilfarro de los recursos del tesoro nacional.

Además, como organizaciones de la Sociedad Civil, debemos procurar que la ciudadanía tome conciencia que la corrupción genera pobreza y si se quiere abandonar esta condición social se debe participar en la lucha por reducirla al nivel más bajo posible, denunciando en los medios de comunicación, las redes sociales y en las calles cuando sea necesario, las actuaciones al margen de la ley de los servidores públicos.

El control de la corrupción no se consigue solamente con la existencia de un marco jurídico anticorrupción, requiere también de participación y fiscalización ciudadana.

Es esa la razón por la cual Hagamos Democracia, El Movimiento por Nicaragua, La Comisión Permanente de Derechos Humanos, La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, La Asociación de Periodistas de Nicaragua, El Instituto de Liderazgo de las Segovias y el Movimiento Puente, estamos constituyendo este Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción, porque consideramos ineludible alzar la voz ante tanta corrupción pública existente en el país y porque vemos la necesidad de llenar un vacío en materia de control social hacia el manejo adecuado de las arcas del Estado.

Hoy se inaugura para la ciudadanía, un espacio de recopilación, investigación, documentación y denuncia de la corrupción que no pretende suplantar la función de las instituciones gubernamentales que por ley deben garantizar la transparencia en la administración pública, sino incidir desde la sociedad civil para que hagan su trabajo como corresponde de forma objetiva y al margen de intereses particulares.

Por eso, estamos seguros que el lanzamiento y constitución de este Observatorio marcará un antes y un después en la lucha ciudadana contra la corrupción en el ámbito público.

A partir de hoy comienza una tarea difícil, pero no imposible, un caminar que no estará libre de obstáculos y amenazas, estamos conscientes de ello, pero también estamos conscientes que es momento de actuar, que no se puede callar ante las injusticias y desmanes del poder.

Hoy más que nunca Nicaragua demanda el esfuerzo y participación conjunta de su gente para construir la nación democrática y próspera que queremos y nos merecemos, gobernada por funcionarios probos que administren los recursos del Estado con transparencia, que sirvan al pueblo y no se sirvan del dinero que con el sudor de nuestra frente aportamos todos y todas las nicaragüenses.

Muchas gracias.