Jóvenes pasivos por la falta de civismo

Un país con ciudadanos “altamente manipulables” es la consecuencia de la falta de educación cívica en la juventud nicaragüense, aseguró el exministro de Educación, Carlos Tünnermann.

Tünnermann dijo que la educación no solo se trata que el estudiante aprenda sobre las materias básicas, sino que además “se prepare para ser un ciudadano que conoce cuáles son sus derechos y deberes para con su país.

El académico lamentó que no se están formando estudiantes conscientes de la realidad nacional pues la educación cívica que se imparte “no está a la altura de lo que realmente está sucediendo en el país”.

Darwin Carranza, miembro del Movimiento por Nicaragua en Masaya, afirmó que como joven se siente motivado a contribuir a un cambio en el país, por lo que decidió ser parte de esta organización civil.

“Asistimos a protestas y conversatorios, además utilizamos el deporte y la cultura como una forma de crear conciencia en los jóvenes”, explicó Carranza.

Asimismo lamentó que en el país muchos de los que llegan al poder “se acostumbran a mandar y comienzan a poner en los cargos a familiares y allegados” y a los jóvenes les quitan la oportunidad de aportar al país.

Tünnermann por su parte destacó la importancia de que los jóvenes conozcan la historia del país, la cual a su criterio ha sido muy accidentada y bastante trágica.

“Hemos tenido una asociación de guerras civiles, caudillos políticos que una vez que llegan al poder se aferran y se quieren quedar ahí indefinidamente”, finalizó.

 

La Prensa/María José Espinoza.