La represión se recrudeció en varias partes del país, en especial en los barrios orientales de Managua

El obispo de Estelí y miembro de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), Abelardo Mata, cuestionó el silencio del presidente Daniel Ortega, quien pidió el jueves pasado dos días para “reflexionar” sobre la propuesta de democratización de Nicaragua que le ofreció el episcopado.

La respuesta que hemos recibido es más violencia. Creo que (Ortega) ha respondido con hechos. Nefasta respuesta está dando, respuesta que no es responsable. La crisis se está ahondando más y más”, dijo Mata.

La represión se recrudeció este lunes en varias partes del país, en especial en los barrios orientales de Managua, en los que nuevamente los pobladores han señalado a policías y paramilitares como los responsables de la agresión a la ciudadanía que se manifiesta en contra del régimen orteguista.

El sábado pasado se venció el plazo solicitado por Ortega, después que el jueves los obispos le entregaron la propuesta y se declararon a la espera de una respuesta por escrito, de lo que dependería la reanudación del Diálogo Nacional, suspendido desde el 31 de mayo tras la masacre del Día de la Madre.

“El tiempo fijado ya terminó y ya no hay espera alguna. La decisión tomada es que se convoque a la asamblea del diálogo para que la misma mesa del diálogo lo dé por clausurado, ante la irresponsabilidad de quienes gobiernan. Más no sé decir”, dijo Mata al reflexionar sobre el silencio de Ortega.

Este martes el país vive su día número 57 de protestas, en las que han sido asesinados al menos 146 personas y más de mil han sido heridos, según organismos de derechos humanos.

Los obispos de la CEN son mediadores y testigos del Diálogo Nacional. El Gobierno se ha negado a discutir el tema de la democratización, porque para ellos sería una ruptura constitucional del país, lo que constituiría un golpe de Estado.

Obispo Báez a Ortega: “Nicaragua es otra y el grito de la gente es que se vaya”

“Señor presidente, la represión violenta, la agresión verbal mediática, las detenciones arbitrarias no es la solución a la crisis que vive el país, sino más bien es el medio para agravarla aún más. Nicaragua no es la misma (de) antes del 18 de abril, presidente, entienda”, habría dicho Báez a Ortega. El gobernante escuchó detenidamente. No comentó nada a las palabras de Báez durante el encuentro del pasado 7 de junio.

Después de vencido el plazo de dos días que pidió el mandatario para enviar por escrito una respuesta a los obispos sobre una propuesta de democratización, monseñor Báez revela algunos de los detalles de la reunión descrita por el cardenal Leopoldo Brenes como llena de serenidad en el comunicado que leyeron los religiosos.

El país esperaba el resultado de aquella reunión, después de la represión iniciada en abril. La falta de disposición de Ortega a responder ordenando el cese de la represión provocó que Báez le dijera que ahondaba con su actitud la gravedad de la crisis.

“La respuesta que está dando a partir del jueves que hablamos con Daniel Ortega es decepcionante e irresponsable. Yo se lo dije el jueves en su cara: responder solo con represión es ahondar la crisis política y el dolor de este pueblo que necesita otro tipo de respuesta. Le dije: presidente, Nicaragua es otra y el grito de la gente en las calles es que se vaya y la respuesta de usted es que haya una salida pacífica y constitucional”, expresó Báez a Ortega.

El equipo de Ortega que fue testigo de aquellas palabras era la vicepresidenta designada, Rosario Murillo; el diputado Edwin Castro (jefe de la bancada del FSLN) y el canciller de Nicaragua, Denis Moncada Colindres. Ninguno dijo nada.

Según el relato de Báez, el encuentro fue respetuoso entre ambas partes. El religioso lamenta que la represión gubernamental continúe recrudeciendo.

“También le dije: ‘señor presidente, la situación de Nicaragua va a ir entrando a un callejón sin salida que nos puede llevar a un caos generalizado y que a nadie le va a hacer bien. Señor presidente, está en sus manos la solución’”, habría insistido el obispo.

Añadió que la posición de la Iglesia católica es seguir apostando por el diálogo para encontrar una solución a la crisis de Nicaragua.

“No vamos a ceder a nuestra opción por dialogar, pero él debe tener voluntad política para escuchar y ceder, porque el país en este momento lo exige”, dijo Báez.

Murillo no responde

El diálogo está suspendido desde el 31 de mayo pasado. Los religiosos esperaban una respuesta de Ortega, después de la solicitud de los dos días de reflexión. Sin embargo, no hubo tal respuesta el mediodía de este lunes, durante la intervención de Murillo.

La vicepresidenta ni siquiera hizo referencia a si habrá una respuesta por escrito.

Murillo incluso obvió hablar del encuentro con los obispos. La cogobernante se centró en pedir nuevamente por la paz, mencionó a los dos policías muertos en el municipio de Mulukukú y dijo esta vez que las familias deben “entender esta otra Nicaragua que nos toca habitar”.

Solución es de los nicas

El obispo Silvio Báez durante el encuentro con Daniel Ortega le aclaró que la solución a la crisis política que vive el país no pasa por la presencia de los organismos internacionales, sino que debe ser solucionada por los nicaragüenses.

El gobierno de Ortega ha propuesto que el tema institucional sea abordado con la Organización de Estados Americanos (OEA), con cuya secretaría general tiene un acuerdo para realizar una reforma al sistema electoral, criticado por su falta de transparencia.

“Aquí no valen ya soluciones de los organismos internacionales que intervengan queriendo de alguna manera influir, desviar la lucha del pueblo. Es con los nicaragüenses la solución”, le habría dicho Báez a Ortega.

La Prensa/Emiliano Chamorro Mendieta

 

Amplio apoyo a marcha del Movimiento Madres de Abril

Mañana 30 de mayo en vez de celebrar el Día de las Madres, Lizeth Dávila saldrá a marchar junto a otras mujeres nicaragüenses y demandará justicia por el asesinato de su hijo Álvaro Conrado y del resto de jóvenes  que cayeron en la represión estatal que dejó luto, dolor y tristeza.

Esta marcha, que iniciará en la rotonda Jean Paul Genie y culminará afuera de la Universidad Centroamericana (UCA), ha recibido el apoyo de los campesinos, estudiantes, la sociedad civil que participa en el diálogo nacional, la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham) y el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep).

El luto de Dávila es compartido por Alba del Socorro García, madre de Moroni López, que también fue asesinado en la represión a los estudiantes, y por eso mañana marcharán juntas para recordar que sus hijos “no eran vagos, eran estudiantes”.

Para ambas madres es un insulto que luego de mandar a matar a sus hijos, el Gobierno hable de celebrar el Día de las Madres mañana 30 de mayo.

Amplio respaldo nacional

Para la marcha nacional de las madres se destaca el amplio apoyo de las cámaras empresariales del país, como el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Instituto Nicaragüense de Desarrollo, Asociación de Bancos Privados de Nicaragua, sociedad civil, Iglesia católica, colegios privados, universidades públicas y privadas, comerciantes, productores, organizaciones campesinas, organizaciones de derechos humanos, movimientos sociales y estudiantiles.

Además de la gran marcha en Managua, también se desarrollarán otras paralelas en diversos departamentos del país. Hasta ahora, las confirmadas son en León, Masaya, Matagalpa, Chinandega, Juigalpa, Ocotal, y otros.

Carretera tomada por autoconvocados

Desde que estallaron las protestas en el país, la rotonda Jean Paul Genie y Rubén Darío han sido los lugares de constantes concentraciones de los autoconvocados, que con bandera azul y blanco demandan justicia y democracia en Nicaragua.

Además de realizar plantones en la Jean Paul Genie y Rubén Darío, se han realizado varias marchas —de diferentes sectores— entre estos dos puntos, pasando por el sector de Camino de Oriente, donde inició la represión en el caso de Managua y continuando en la UCA. Fue la tarde y noche del 18 de abril.

 
Nota completa en el siguiente enlace:
Al siguiente día, el 19 de abril, los estudiantes protestaron y la policía empezó a reprimir y surgieron los asesinatos a balazos.Nota completa en el siguiente enlace:

Amplio apoyo a marcha del Movimiento Madres de Abril

 

La Prensa/Roy Moncada

Marcha por la Justicia y Democratización2

MARCHA POR LA JUSTICIA Y DEMOCRATIZACIÓN DE NICARAGUA.



 

La sociedad civil organizada de Nicaragua queremos en primer lugar enviar nuestro mensaje de solidaridad con el infinito dolor de las madres, hijos, compañeros y amigos de tantos maravillosos jóvenes que ofrendaron su sangre bendita por todos nosotros. 


POR ESTOS MUERTOS, NUESTROS MUERTOS: PEDIMOS CASTIGO!


Para nosotros es un altísimo honor y privilegio acompañar en esta Marcha POR LA VERDAD Y LA DEMOCRATIZACIÓN DE NICARAGUA a los dos sectores que en estos últimos años, en medio de una gran desolación y desesperanza, han demostrado que es verdad que NICARAGUA ESTÁ HECHA DE VIGOR Y DE GLORIA! Que NICARAGUA ESTÁ HECHA PARA LA LIBERTAD!: Los Campesinos del Movimiento Anti Canal y la Heroica Juventud Universitaria nicaragüense. 


POR LA VERDAD Y LA DEMOCRATIZACIÓN DE NICARAGUA. Verdad para que se sepa ante el mundo entero quienes fueron los criminales que ordenaron y perpetraron la diabólica masacre de nuestros hijos, nuestros alumnos y compañeros. Quiénes los torturaron. Quiénes los desaparecieron. Deben ser juzgados por tribunales independientes e imparciales, no por los jueces del Señor Ortega, y pagar su castigo ante la historia, ante la sociedad y ante los familiares de las víctimas. 


Para ello es indispensable el establecimiento de un órgano internacional como Naciones Unidas o la Comisión Internacional de Derechos Humanos. La Comisión integrada por la Asamblea Nacional sufre el más total y profundo descrédito por toda la ciudadanía nicaragüense. Es una burla y un escarnio para los jóvenes asesinados despilfarrar un solo centavo en esa Comisión. Con esta Marcha el pueblo nicaragüense está declarando la inexistencia ética y política de ese grupo de individuos que dice llamarse Comisión de la verdad y exige la instalación inmediata en nuestro país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.


Democratización para recuperar el sagrado derecho de los nicaragüenses a elegir a nuestras autoridades y refundar las instituciones del Estado que han sido destruidas por el Señor Ortega y la Señora Murillo. 


No más fraudes electorales! No más Poder Electoral integrado por Magistrados sometidos a los designios de Daniel Ortega y señalados nacional e internacionalmente de gravísimos actos de corrupción. 


No más Corte Suprema de Justicia conformada por magistrados corruptos que se sientan desvergonzadamente a presidir actos partidarios y a mostrar ufanos sus carnets del FSLN, ni Magistrados pusilánimes que callan tanto atropello para conservar sus privilegios.


No más contralores que se hacen de la vista gorda ante tanto latrocinio y despilfarro o con familiares que gastan cantidades obscenas de los dineros del pueblo para comprar sus artefactos y distracciones.


No más diputados mudos que no representan a nadie y no escuchan la voluntad de la gente, sino solo las órdenes de Daniel Ortega y de Rosario Murillo.


No más Policías que masacran a los jóvenes nicaragüenses y protegen a turbas asesinas.


No más Ejército que abate a campesinos y niños en circunstancias jamás esclarecidas. 


No más alcaldes y rectores que prostituyen la autonomía que juraron defender.


Justicia y Democracia para reconstruir el Estado de Derecho y tengamos una Paz verdadera y un Desarrollo económico sostenible. No la paz hipócrita que patéticamente pregona la señora Murillo.


Y solo hay dos caminos para lograr eso: El diálogo o la muerte de más gente inocente y la destrucción total de la economía. Ya todo el pueblo nicaragüense guiados por esta noble juventud escogió el camino del diálogo. Solo faltan que se decidan Daniel Ortega y Rosario Murillo. No el diálogo pactista que inició la destrucción del Estado de Derecho, ni el diálogo y consenso que terminó de destruirlo. Sino el diálogo amplio, responsable e inmediato que discuta solo dos aspectos: las medidas para obtener justicia por los crímenes cometidos y los pasos constitucionales para la salida pacífica de los señores Ortega y Murillo y el fin de su régimen oprobioso que permita darle sosiego a los campesinos amenazados en sus tierras y en sus vidas. 


Es cierto que todavía tienen la fuerza para oponerse al diálogo y causar más dolor y destrucción. Pero no para impedir la victoria del pueblo porque ya lo perdieron todo. Las calles, los símbolos que se habían robado, la música, los colores que han ensuciado, la capacidad de meter miedo. Solo le quedan las bravuconadas y los aspavientos. No tienen capacidad ni autoridad ética ni política para imponer nada. Resulta ridículo que estén vetando a gente honorable del diálogo e incorporen, en delegaciones no gubernativas, a otras que no han sido más que instrumentos del desgobierno y barbarie que hoy sufrimos. Si los quieren invitar, que se incorporen a la delegación de su gobierno.


Es inaceptable que hagan más imposiciones o vetos. La agenda y los tiempos del diálogo, intermediado por la Conferencia Episcopal, deben marcarla las delegaciones de los jóvenes universitarios, de la sociedad civil, de demócratas de otras delegaciones a quienes expresamos nuestro apoyo. NO QUEREMOS LA PAZ DE LOS SEPULCROS! QUEREMOS LA PAZ QUE NACE DE LA JUSTICIA, DE LA DEMOCRACIA Y DEL ESTADO DE DERECHO!

 

Gabriel Alvarez/Presidente Movimiento por Nicaragua

9 de mayo de 2018

Marcha por la Justicia y Democratización

MARCHA POR LA JUSTICIA Y DEMOCRATIZACIÓN DE NICARAGUA.



 

La sociedad civil organizada de Nicaragua queremos en primer lugar enviar nuestro mensaje de solidaridad con el infinito dolor de las madres, hijos, compañeros y amigos de tantos maravillosos jóvenes que ofrendaron su sangre bendita por todos nosotros. 


POR ESTOS MUERTOS, NUESTROS MUERTOS: PEDIMOS CASTIGO!


Para nosotros es un altísimo honor y privilegio acompañar en esta Marcha POR LA VERDAD Y LA DEMOCRATIZACIÓN DE NICARAGUA a los dos sectores que en estos últimos años, en medio de una gran desolación y desesperanza, han demostrado que es verdad que NICARAGUA ESTÁ HECHA DE VIGOR Y DE GLORIA! Que NICARAGUA ESTÁ HECHA PARA LA LIBERTAD!: Los Campesinos del Movimiento Anti Canal y la Heroica Juventud Universitaria nicaragüense. 


POR LA VERDAD Y LA DEMOCRATIZACIÓN DE NICARAGUA. Verdad para que se sepa ante el mundo entero quienes fueron los criminales que ordenaron y perpetraron la diabólica masacre de nuestros hijos, nuestros alumnos y compañeros. Quiénes los torturaron. Quiénes los desaparecieron. Deben ser juzgados por tribunales independientes e imparciales, no por los jueces del Señor Ortega, y pagar su castigo ante la historia, ante la sociedad y ante los familiares de las víctimas. 


Para ello es indispensable el establecimiento de un órgano internacional como Naciones Unidas o la Comisión Internacional de Derechos Humanos. La Comisión integrada por la Asamblea Nacional sufre el más total y profundo descrédito por toda la ciudadanía nicaragüense. Es una burla y un escarnio para los jóvenes asesinados despilfarrar un solo centavo en esa Comisión. Con esta Marcha el pueblo nicaragüense está declarando la inexistencia ética y política de ese grupo de individuos que dice llamarse Comisión de la verdad y exige la instalación inmediata en nuestro país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.


Democratización para recuperar el sagrado derecho de los nicaragüenses a elegir a nuestras autoridades y refundar las instituciones del Estado que han sido destruidas por el Señor Ortega y la Señora Murillo. 


No más fraudes electorales! No más Poder Electoral integrado por Magistrados sometidos a los designios de Daniel Ortega y señalados nacional e internacionalmente de gravísimos actos de corrupción. 


No más Corte Suprema de Justicia conformada por magistrados corruptos que se sientan desvergonzadamente a presidir actos partidarios y a mostrar ufanos sus carnets del FSLN, ni Magistrados pusilánimes que callan tanto atropello para conservar sus privilegios.


No más contralores que se hacen de la vista gorda ante tanto latrocinio y despilfarro o con familiares que gastan cantidades obscenas de los dineros del pueblo para comprar sus artefactos y distracciones.


No más diputados mudos que no representan a nadie y no escuchan la voluntad de la gente, sino solo las órdenes de Daniel Ortega y de Rosario Murillo.


No más Policías que masacran a los jóvenes nicaragüenses y protegen a turbas asesinas.


No más Ejército que abate a campesinos y niños en circunstancias jamás esclarecidas. 


No más alcaldes y rectores que prostituyen la autonomía que juraron defender.


Justicia y Democracia para reconstruir el Estado de Derecho y tengamos una Paz verdadera y un Desarrollo económico sostenible. No la paz hipócrita que patéticamente pregona la señora Murillo.


Y solo hay dos caminos para lograr eso: El diálogo o la muerte de más gente inocente y la destrucción total de la economía. Ya todo el pueblo nicaragüense guiados por esta noble juventud escogió el camino del diálogo. Solo faltan que se decidan Daniel Ortega y Rosario Murillo. No el diálogo pactista que inició la destrucción del Estado de Derecho, ni el diálogo y consenso que terminó de destruirlo. Sino el diálogo amplio, responsable e inmediato que discuta solo dos aspectos: las medidas para obtener justicia por los crímenes cometidos y los pasos constitucionales para la salida pacífica de los señores Ortega y Murillo y el fin de su régimen oprobioso que permita darle sosiego a los campesinos amenazados en sus tierras y en sus vidas. 


Es cierto que todavía tienen la fuerza para oponerse al diálogo y causar más dolor y destrucción. Pero no para impedir la victoria del pueblo porque ya lo perdieron todo. Las calles, los símbolos que se habían robado, la música, los colores que han ensuciado, la capacidad de meter miedo. Solo le quedan las bravuconadas y los aspavientos. No tienen capacidad ni autoridad ética ni política para imponer nada. Resulta ridículo que estén vetando a gente honorable del diálogo e incorporen, en delegaciones no gubernativas, a otras que no han sido más que instrumentos del desgobierno y barbarie que hoy sufrimos. Si los quieren invitar, que se incorporen a la delegación de su gobierno.


Es inaceptable que hagan más imposiciones o vetos. La agenda y los tiempos del diálogo, intermediado por la Conferencia Episcopal, deben marcarla las delegaciones de los jóvenes universitarios, de la sociedad civil, de demócratas de otras delegaciones a quienes expresamos nuestro apoyo. NO QUEREMOS LA PAZ DE LOS SEPULCROS! QUEREMOS LA PAZ QUE NACE DE LA JUSTICIA, DE LA DEMOCRACIA Y DEL ESTADO DE DERECHO!

 

Gabriel Alvarez/Presidente Movimiento por Nicaragua

9 de mayo de 2018

Página 1 de 21