420 ataques al periodismo en Nicaragua en seis meses

Entre el 18 de abril y el 18 de octubre fueron cometidas 420 violaciones contra la libertad de prensa y medios de comunicación independientes en Nicaragua, entre los que destacan las agresiones y las amenazas a periodistas, alertó la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH).

El ataque, según una sistematización sobre los casos de violaciones a la libertad de prensa realizada por la FVBCH, afectó a 261 víctimas, entre periodistas y medios de comunicación durante este período de crisis sociopolítica que enfrenta el país a causa de la represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El informe “Nicaragua: Seis meses de crisis socio-política; días grises para el periodismo independiente” demuestra que persiste la situación de inseguridad para el gremio y que ya le costó la vida a Ángel Gahona.

El reporte explica que hubo casos en los que a una misma víctima le fueron violentados más de un derecho. Por ejemplo, menciona que registraron veinte casos de periodistas y tres fotógrafos contra quienes en un solo abuso le fueron violentados tres derechos elementales.

La FVBCH resalta que aunque durante 11 años se ha acentuado la censura periodística en Nicaragua, “como la forma más evidente de casos de violaciones a la libertad de prensa”, fue a partir del 18 de abril que recrudeció la situación de acoso, hostigamientos y campañas difamatorias contra los periodistas y medios de comunicación independientes.

“Para los periodistas independientes que no comparten la línea política del gobierno solo existe la desacreditación, la imposibilidad de acceder a fuentes oficiales y los insultos”, indica la FVBCH, que también recuerda en su informe que los periodistas independientes siguen siendo expulsados de las conferencias de las instituciones públicas “sin ninguna justificación”.

En los seis meses de crisis, los militantes del oficialista FSLN, la Policía Orteguista (PO) y los paramilitares se perfilan como los tres principales agresores de los derechos humanos y libertad de expresión.

Y según el mismo análisis, la PO, que es la institución “que por mandato constitucional tiene la obligación de resguardar y proteger los derechos de los ciudadanos, fue la institución que en el registro de los casos aparece como en el segundo lugar como una de las instituciones violadoras de los derechos humanos, de libertad de prensa y libre ejercicio del periodismo”. En 78 casos la PO aparece referida como victimaria, según el informe de FVBCH.

Y aunque el informe de FVBCH abarca hasta el 18 de octubre, es de destacar que la PO sigue siendo señalada en actuaciones arbitrarias como sucedió la semana pasada en al menos dos casos en contra de periodistas independientes, como sucedió con el periodista leonés Álvaro Montalván detenido durante un día y el corresponsal de LA PRENSA, William Aragón, retenido por varias horas en Condega.

“Podemos deducir con precisión que en la actualidad la prensa independiente vive y sufre un permanente acoso por parte de las autoridades de gobierno, que rehúyen cumplir con la responsabilidad política y jurídica, de promoción y respeto a la labor periodística”, expresa la FVBCH.

A su vez, la FVBCH destaca algo importante como es que de acuerdo con el relato de las víctimas y las imágenes transmitidas a través de los medios de comunicación, en 37 de los casos quedó evidenciado que la PO actuó de forma conjunta con paramilitares o parapolicías.

“O sea evidenció plena coordinación entre las fuerzas del orden público y estos grupos paramilitares; en unos casos los paramilitares actuaban y la Policía los resguardaba, en otros casos agredían en igualdad de oportunidades”, refiere el informe, que también destaca que el régimen sigue utilizando a Telcor como un órgano coercitivo, en cuanto a la imposición de cadenas radiales y televisivas para transmitir actos partidarios.

También CPJ

El documento de la FVBCH coincide con el “Informe sobre Seguridad en Nicaragua y Recomendaciones para Seguridad Física”, emitido el pasado 3 de noviembre por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), el cual señala que los periodistas en Nicaragua enfrentan una variedad de amenazas tanto físicas como digitales, así como que el riesgo de sufrir lesiones durante la cobertura de las protestas ha aumentado.

Resalta que cada vez con mayor frecuencia las fuerzas de seguridad y los paramilitares disparan directamente contra las multitudes o en dirección a ellas.

“Los ciudadanos convocan a manifestaciones de forma espontánea en todo el país, aunque las principales ciudades donde suceden las protestas cívicas con mayor frecuencia son Managua, León, Masaya, Granada, Jinotepe y Matagalpa”, revela CPJ.

“Desde el 29 de septiembre, cuando el gobierno de Daniel Ortega ilegalizó las protestas ciudadanas, las fuerzas de seguridad han utilizado la detención y otras tácticas para desalentar a los ciudadanos a participar en manifestaciones y para acosar a los periodistas que informan sobre esas protestas, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y grupos locales de derechos humanos”, expresa CPJ.

“Al margen de las protestas, los periodistas locales también han denunciado que el acoso selectivo contra ellos persiste – por ejemplo, en el camino al trabajo o cerca a sus casas. En la mayoría de los casos es realizado por sujetos encapuchados y miembros del partido de gobierno”, revela CPJ, que conoció los hechos de los mismos periodistas que han sido víctimas de situaciones de violencia.

El CPJ ofrece una serie de recomendaciones a los periodistas para prevenir su seguridad, entre las que señala identificar las vulnerabilidades existentes en su vivienda y resolverlas, asegurar que el material de las puertas sea sólido, comprobar que las cerraduras y los marcos de las mismas sean resistentes y que el área de entrada tenga la  iluminación adecuada, por ejemplo.

42 violaciones en un día en Carazo

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro estima que solo el 9 de julio hubo 42 violaciones a la libertad de prensa en Carazo, particularmente en Diriamba. En ese municipio, la FVBCH contabiliza agresiones e intimidación contra siete periodistas, cinco camarógrafos y dos fotorreporteros.

Según el análisis de la FVBCH, Managua, Carazo y León son los tres principales departamentos que han presentado mayor riesgo para los periodistas independientes a lo largo de la crisis sociopolítica en el país.
 

La Prensa/Elízabeth Romero