Preparan concertación contra la dictadura de Daniel Ortega

Los movimientos, agrupaciones, organizaciones y autoconvocados, que surgieron como expresión de rechazo al gobierno de Daniel Ortega en abril, están en proceso de pasar a otro nivel de articulación, alrededor de una propuesta de concertación nacional “Azul y Blanco”.

La concertación nacional es una propuesta de la Articulación de Movimientos Sociales, que agrupa a más de cien organizaciones y movimientos surgidos antes y después del 18 de abril, cuando inició la crisis por la represión policial y paramilitar contra las protestas civiles que demandan la salida de Daniel Ortega del poder.

La iniciativa cuenta con el respaldo de los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, quienes representaron a la ciudadanía en el Diálogo Nacional, para buscarle una salida pacífica a la crisis. También apoyan la iniciativa los movimientos estudiantiles, las Madres de Abril, Comités de Presos Políticos, cámaras empresariales, pequeñas y medianas empresas, colectivos LGTBIQ, entre otros.

Objetivo común

La propuesta plantea como objetivo fundamental lograr la salida de Ortega y su esposa, Rosario Murillo, del poder, pero además demanda, como objetivos inmediatos, el cese a la represión, desarme de los paramilitares, respeto a todos los derechos humanos.

Mónica López Baltodano, miembro de la Articulación de Movimientos Sociales y Sociedad Civil, explicó que el plan de la concertación nacional, bajo la definición simbólica Azul y Blanco, pretende crear un espacio en el que confluyan todas las fuerzas organizadas que están convencidas de que la lucha es cívica y no violenta, para obligar al régimen de Ortega a negociar su salida del poder.

López agregó que la creación y el fortalecimiento de esta plataforma de concertación también podrá ser usada para dar la cara a nivel internacional, ante los actores y las organizaciones extranjeras que demandan una salida pacífica a la crisis que vive el país.

Carlos Tünnermann, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, manifestó que la denuncia de las violaciones de derechos humanos en Nicaragua tendrá más fuerza bajo una concertación nacional.

“Con una concertación nacional todos tendrán un mismo plan de acción, para las distintas luchas cívicas y pacíficas, porque será donde todos estarán comprometidos con la paz”, dijo Tünnermann.

El periodista Guillermo Cortés manifestó que la propuesta está siendo presentada personalmente a cada uno de los sectores y organizaciones. El miércoles se reunieron con el gremio de médicos despedidos.

Bajo un mismo concepto

Mónica López Baltodano explicó que el uso del término concertación les pareció más apropiado que unidad. Para redondear la idea fueron influenciados por la visión de un filósofo.

“El profesor Alejandro Serrano explicó que la concertación no significa una actitud de acomodo a las exigencias del poder, ni mucho menos la construcción de un pacto de cúpulas, sino más bien es la búsqueda de un acuerdo sobre la base de los intereses de la nación y la ciudadanía, que busca crear condiciones para que podamos recuperar la democracia y la institucionalidad, y entrar en un proceso democrático en Nicaragua”, manifestó López.

Agregó que el concepto de concertación permite reconocer las diferentes identidades de todas las organizaciones que existen, porque no se trata de crear una estructura que las uniforme a todos.

 

La Prensa/Leonor Alvarez