CIDH y ONU ven regreso al diálogo como única alternativa para Nicaragua

Los representantes de las equipos de trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas de Derechos Humanos (OACNUDH), que monitorean la situación de derechos humanos en Nicaragua,insistieron este miércoles que el país debe regresar al diálogo.

“No hay ninguna duda y es ampliamente reconocido que no hay ninguna otra alternativa más que el diálogo”, sostuvo Denise Cook, coordinadora del Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua (Meseni).

Mientras que Guillermo Fernández Maldonado por OACNUDH, señaló que “hay que crear condiciones para regresar el diálogo y hay que crear condiciones para que estos derechos sean respetados. Pero el primer paso es suspender cualquier tipo de violencia que se pueda ejercer en general contra la población especialmente contra defensores de derechos humanos”.

Ellos señalan que el centro del diálogo son las víctimas y sus derechos, y mantienen la preocupación ya expresada anteriormente por el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas (OACNUDH), Zeid Ra’ad Al Hussein, sobre la existencia de los paramilitares o grupos armados.

“El llamado directo es a la desarticulación de grupos que no están identificados como parte del Estado, grupos armados a los cuales se les atribuye diferentes actos de violencia, y el llamado insistente a regresar al diálogo, y ahí si en un marco de mayor tranquilidad, poder ver hacia atrás sobre las cosas que han pasado hay que recordar que el tema de verdad, de justicia no hay que olvidar (…) el tema de reparación y el tema de garantías y reparación es fundamental aquí hay que hacer preguntas sobre qué pasó y estos son conjuntos de derechos del conjunto de la población”, sostuvo el representante de OACNUDH.

Ambos sostuvieron un rápido intercambio con los periodistas, previo a una reunión con funcionarios de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), durante la cual su secretario ejecutivo, Marcos Carmona, adelantó que una de las preocupaciones que expondrían al Meseni y a OCANUDH son las amenazas en contra del personal de la CPDH, así como las violaciones al debido proceso en contra de detenidos, así como la ola de despido de médicos de diferentes especialidades de los hospitales del país.

Carmona expuso el caso de una persona con problemas de insuficiencia renal que tenía programada para agosto una intervención quirúrgica pero el médico ya fue despedido, por lo que dijo “el gobierno no puede esta jugando con la salud del pueblo de Nicaragua. Hay que estar claros que a los médicos no se les está haciendo ningún daño, al final ellos son profesionales (…) pero aquí el más afectado es el pueblo de Nicaragua que tienen menores recursos”.

Denise Cook recordó que permanecen en el país para el monitoreo de los derechos humanos en el país, por lo cual presentan de forma regular una serie de informes en donde describen aquellos patrones de violaciones a derechos humanos, al debido proceso

Mencionó que entre los casos que están poniendo atención destacan el de la libertad de expresión, amenazas a periodistas y despidos a empleados públicos, entre ellos médicos.

 

La Prensa/Elízabeth Romero.