CPDH denuncia que procesados sufren violaciones sicológicas en cárceles del SPN

El funcionario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Denis Darce denunció que los procesados vinculados a las protestas en el país son sometidos a una serie de arbitrariedades dentro del Sistema Penitenciario Nacional y en muchos de los casos son sometidos a violaciones sicológicas.

En su mayoría los procesados por haber participado de alguna manera en las protestas pacífica han sido recluidos en la Galería 300, de Máxima Seguridad, denunció Darce.

La CPDH pudo conocer que previo a la visita del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en días pasados, los presos fueron amenazados con tomar represalias en su contra si ellos decían lo que estaban viviendo, aseguró Darce.

Por ejemplo, mencionó que en la visita al procesado Cecilio Antonio López Gómez,  la abogada de la CPDH pasó cuatro horas a la espera que le permitieran entrevistarse con el detenido y luego de trasladarla de un lugar a otro únicamente le permitieron diez minutos de conversación, a través de un vidrio y una bocina telefónica, con dos custodias presentes, con lo cual intimidan al detenido.

“En 10 minutos es imposible que un abogado o una persona que esté en proceso pueda conversar ampliamente sobre los hechos y puedan identificar realmente cuáles son aquellos elementos que puedan aportar a construir una estrategia de defensa”, expresó Darce.

López es acusado de una serie de delitos como terrorismo y quema de la Alcaldía y casa del partido oficialista de Nagarote, portación de armas entre otros. Pero que Darce, considera “está siendo enjuiciado por haber sido parte de las protestas de Nagarote”.

La CPDH solicitó al judicial una valoración médico forense del estado de salud de López por problemas cardíacos que padece, sin embargo no ha sido conducido al médico pese a que existe una orden del juez de la causa, por lo que el funcionario de la CPDH demandó de las autoridades del centro penal que garanticen la atención médica de López, pues en estos momentos su vida podría estar corriendo peligro, dado que su condición de salud es grave “además de las torturas que ha sufrido” y que podrían incrementarse después de su denuncia.

Darce manifestó que el Estado incurre en diferentes violaciones a los derechos humanos de los detenidos, pues no tienen posibilidades de comunicarse con sus familiares de forma adecuada, no tienen derecho a visitas reglamentarias establecidas en el centro penal y, las conversaciones con sus familias son extremadamente breves, ni siquiera pueden tocarse las manos, conversan a través de un vidrio, a través de una cabina telefónica y de los custodios.

Además que cuando fueron detenidos no tuvieron comunicación inmediata con sus familiares para que conocieran la causa de su detención, tampoco que pudieran conversar con un abogado para que ejerciera la defensa adecuada previa a las audiencias, y la mayoría de estas audiencias han sido realizadas en secreto sin la posibilidad de cobertura de persiodistas de  medios de comunicación independientes, como sucedió en el caso de los líderes campesinos Medardo Mairena y Pedro Mena, a quienes les han realizado las audiencias en secreto.

La Prensa/Elízabeth Romero.