Ola de desaparecidos registran organismos de derechos humanos

Al menos cuatro individuos fueron reportados como desaparecidos en las últimas horas ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), lo que para el asesor legal de ese organismo, Braulio Abarca podría considerarse una ola de secuestros . Sobre los últimos casos Abarca prefirió no ofrecer mayores detalles, según indicó por seguridad de las víctimas.

Estas denuncias coinciden con la intervención de la Policía Nacional y de paramilitares en barrios capitalinos.

No obstante, Abarca mencionó que desde hace varios días han conocido otros casos, que han sido denunciados como desaparecidos. Uno de estos casos es el de la niña Diana Raquel Gutiérrez, de 12 años, hecho ocurrido el pasado 25 de mayo , en el barrio La Primavera.

Su abuela Norma María Hernández, aseguró en el Cenidh que la menor se dirigía del anexo de La Primavera, donde habita su madre hacia el barrio La Primavera, donde reside la denunciante. Esto ocurrió a eso de las 4:00 p.m, e esa fecha, cuando la niña no apareció, explicó la denunciante.

Hernández refirió que después de 16 días de desaparecida su nieta no han contado con el respaldo de las autoridades policiales para buscarla.

“He andado en todo Managua y he salido fuera de Managua para ver si la puedo localizar a la niña (…) ya nadie da razón de ella, como que se la tragó la tierra”, sostuvo Hernández.

Abarca por su parte indicó, que por la falta de diligencia del Distrito Seis de la Policía, presentaron una denuncia en Asuntos Internos de la Policía. Igualmente a la niña ya la han buscado incluso en el Instituto de Medicina Legal (IML).

Abarca informó que también recibieron denuncias similares de los familiares de Byron Pineda, desaparecido en las inmediaciones del Madroño y de Julio Espinoza en el sector de Monte Tabor.

Denuncia incursión agresiva de Policía

En la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), denunció Juana Ramona Pérez que a eso de las 5:00 p.m. del domingo 10 de junio, la Policía incursionó a ese barrio disparando de forma indiscriminada.

Debido a los disparos resultó herida a su hija Ana Pérez, de 23 años que estaba en la puerta de su vivienda.

A su vez, la Policía se llevó preso a Jerónimo Madrigal, hermano de la denunciante, quien según explicó en la CPDH este se dirigía a comprar licor. El hombre fue pateado en el suelo y apresado.

 

La Prensa/Elízabeth Romero.