Nicaragüenses en Costa Rica cuestionan a Ortega por incendio en Indio Maíz

Nicaragüenses se autoconvocaron en el Parque La Merced, centro de San José, para protestar contra lo que llaman la dictadura de Daniel Ortega, pero también a favor de la protección de Indio Maíz.

Estas personas propusieron organizar un proceso para recoger firmas que respalden una gestión ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) con el fin que se investigue el reciente incendio ocurrido en esta reserva natural.

Antonio Guzmán, uno de los líderes de la iniciativa, indicó que la convocatoria para la recolección de firmas  es para la tarde del próximo domingo, en este mismo parque costarricense.

La idea es remitir las firmas a las oficinas en San José de la Unesco.

“Así como yo, miles de nicaragüenses sospechamos que el incendio pudo ser provocado”, expuso Guzmán.

El incendio en Indio Maíz inició el 3 de abril y durante 10 días las llamas consumieron un estimado de un poco más de 6,300 hectáreas afectadas según datos oficiales.

La Unesco lamentó el jueves anterior el voraz incendio y aseguró que tanto el Programa sobre el Hombre y la Biosfera (MAB por sus siglas en inglés) y la oficina de la Unesco en San José, Costa Rica, han ofrecido su ayuda a Nicaragua para la recuperación del bosque perdido.

José Ramón Gutiérrez, nicaragüense radicado en Costa Rica, instó a los jóvenes universitarios que la semana pasada protestaron en Managua  contra Ortega y a favor de proteger la reserva, a que sigan la lucha, porque ellos representan el futuro de Nicaragua.

“Que sigan adelante, no claudiquen, Nicaragua confía en ustedes, porque los políticos nadie les cree. Los viejos políticos que están dirigiendo los partidos de oposición no son creíbles, muchos se han prestado a los fraudes electorales de Ortega”, cuestionó Gutiérrez.

Los manifestantes en el parque La Merced, también pidieron al gobierno sandinista un alto a la violación de los derechos humanos de los nicaragüenses y a la represión de manifestantes.

La Prensa/Josué Bravo.