Menos dinero para el medio ambiente nicaragüense en el año 2018

Del total del monto contemplado en el Proyecto del Presupuesto General de la República 2018, la asignación monetaria para la protección del medio ambiente no ocupa ni el uno por ciento: apenas es el 0.84 por ciento del gasto total, es decir, 729.49 millones de córdobas, según un análisis realizado por el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp).

Leonardo Labarca, investigador del Ieepp, explicó que el Gobierno está haciendo una reestructuración en la forma cómo presentan las finanzas públicas y uno de los resultados es que ahora figura el sector “protección del medioambiente”.

Esto es positivo, destacó el especialista, porque permite conocer con mayor detalle en qué sectores se invierte el dinero; no obstante, no se conoce cuáles son los proyectos que se ejecutarán.

Antes, esa distribución del gasto total se centralizaba en nueve sectores, mientras que ahora son 15, expresó Labarca.

Esto no solo sucede con el sector ambiental, puesto que otros de los nuevos campos es “minería, manufactura y construcción”, que en años anteriores formaban parte de otros grandes segmentos.

Sin Ley no vale la plata

No obstante, aunque la noticia de mayor visibilización del sector ambiental podría ser positiva, para el ambientalista Jaime Incer Barquero prevalece el poco cumplimiento de las leyes, las cuales no funcionan ni se atienden, destacó.
“El problema está en que no hay presencia ni acción de las instancias que manejan el medioambiente en los lugares donde se requiere, donde sigue el despojo, la contaminación, la destrucción forestal, el envenenamiento de los ríos (…)”, sostuvo.

Más recursos del Marena

La inversión que se va a realizar para conservar el medioambiente, el 67.5 por ciento, corresponde al Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena).

No obstante, también se involucran instituciones como la Autoridad Nacional del Agua (ANA), el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), pero no se conoce la naturaleza de los proyectos que manejan estas carteras.

Cabe mencionar que diversas organizaciones ambientalistas han criticado el poco presupuesto que se le asigna al Marena, ya que muestra la importancia que este campo tiene para el Estado.

Incer Barquero considera que de nada sirven “esos millones de dólares, porque sigue la deforestación, sigue el asalto a las áreas protegidas, sigue la penetración de la frontera agrícola y el saqueo a los recursos naturales”.

Áreas están sin proteger

Contrario al estado de áreas protegidas, en Nicaragua es lo que menos tienen, así lo consideró el ambientalista y científico Jaime Incer Barquero, quien considera que uno de los puntos hacia el camino de la conservación ambiental en el país es que las zonas de conservación cuenten con guardabosques, quienes impidan el paso a cualquier persona que quiera entrar a la reserva violando la propiedad, y más aún, cuando es común que estas porten motosierras. También debería de detener la colonización en esas zonas y hacer que prevalezca la conservación.

“Existen áreas que chorrean sangre como (reserva) Bosawas, Indio Maíz, como la cordillera de Dipilto”, expresó Incer.

 

La Prensa/Cinthya Tórrez García