Ley de desechos sólidos sigue estancada en la Asamblea Nacional

Con las lluvias recientes que han mostrado a la ciudad capital más vulnerable, la cuota de la basura en las calles es considerada un factor clave; sin embargo, la ley que vendría a regular el control sobre esta sigue engavetada en la Asamblea Nacional. La Ley Especial de Gestión Integral de Residuos y Desechos Sólidos Peligrosos y no Peligrosos se aprobó en lo general en el 2014, y según la presidenta de la Comisión de Medioambiente y Recursos Naturales de la Asamblea Nacional, Arling Alonso, al iniciar este año, refirió que el seguimiento a la misma sería parte de su plan de trabajo, pero no se han visto avances.

Para el ambientalista Jaime Incer Barquero, el problema de los desechos sólidos no se resolverían con una ley, puesto que en Nicaragua las leyes no son obedecidas ni implementadas.

“No hay relación entre lo que manda la ley y lo que realmente se hace. Es decir, se establece el derecho, pero no hay hecho”, expresó Incer.

Sin embargo, para David Nárvaez, presidente de Red de Emprendedores Nicaragüenses del Reciclaje (Rednica), la importancia de la ley no solo se basa en la organización de los desechos, sino cómo desde el ciudadano se hace responsable de los residuos que consume a diario.

“El tema de la Ley vendría a regular, de manera más contundente el tema de los residuos sólidos a nivel de país”, expresó Nárvaez.

Un ejemplo de la implementación de la ley es similar a lo que se logró en materia de tránsito: Que cada persona use el cinturón de seguridad sino recibiría una multa, eso se podría traducir en materia ambiental, explicó Nárvaez.

Cuerpos de agua perecen por problemas de desechos sólidos

Otra cara del problema de la basura en Managua es que gran parte de esta acaba en los cuerpos de agua que tiene la capital. Según estimaciones de Rednica, posterior de las recientes precipitaciones registradas, entre 600 a 700 toneladas de basura, en promedio, cayeron a los espejos de agua, debido a que la acumulación de desechos sólidos se hizo en los cauces.

La Prensa/Cinthya Tórrez García