Defendamos el medioambiente

Barómetro Democrático

Surama Flores

Desde hace varios años el gobierno de Daniel Ortega ha llenado de árboles-latas la capital, cada árbol-lata está valorado en 25 mil dólares más el gasto diario de energía que consume, y con cada instalación se arrasa con cuanto árbol se encuentre en su camino deforestando la ciudad. Este abuso sucede mientras, paradójicamente, se realiza la Cumbre de París de compromiso en la lucha contra el cambio climático y a favor del medioambiente.

MÁS ÁRBOLES Y MENOS ARBOLATAS

Sabe usted ¿cuántos árboles se necesitan para que una persona obtenga el oxígeno necesario por día? Serequieren 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día. 0,41 hectáreas con árboles (1 hectárea equivale a 10.000 metros cuadrados, digamos una manzana urbana), produce suficiente oxígeno al día para 18 personas… y en nuestro país los estamos botando. (Estas son cifras promedio ya que para calcular la cantidad que los árboles generan hay que considerar muchas variables: especie forestal, edad, tamaño, localización y demás).

La gran pregunta que nos hacemos: “¿cuánto oxígeno produce un árbol?”, debe servir como punto de partida para motivar a plantar y apoyar a las organizaciones que se dedican a esta noble causa.

No hay que olvidar que una sociedad educada en la preservación del medio ambiente velará para que los políticos, empresas contaminadoras, incluso los ciudadanos que muchas veces somos corresponsables de esta lamentable degradación ambiental, fiscalicen con el objeto de proteger y enriquecer nuestra naturaleza.

Si sabemos la importancia de estas fábricas de oxígeno que son los árboles y la tragedia ambiental que significa la deforestación de selvas tropicales y bosques, ¿por qué no actuamos?, ¿se deben apoyar las políticas de reforestación?, ¿hay que denunciar y condenar a personajes públicos y privados que depredan el entorno?… Si piensas que sí, entonces debes convertirte en un actor dinámico en tu comunidad y reclamemos juntos cuando miremos que quienes se supone deben protegernos nos están matando.

No se puede construir un futuro sin pensar en la crisis del ambiente y sus consecuencias dramáticas.